Diabetes En Los Gatos. Cómo Colocar La Insulina

La diabetes en los gatos es una enfermedad causada por la incapacidad del páncreas de producir cantidades adecuadas de insulina o de que el cuerpo responda a la insulina que se produce. Aquí aprenderás cuáles son los síntomas de la enfermedad, qué implica tanto para ti como para tu gato y cómo colocar la insulina en casa.

Diabetes en los gatos
Diabetes en los gatos

¿Por qué es tan importante la insulina?

El papel de la insulina es muy similar al de un portero: se encuentra en la superficie de las células del cuerpo y abre la puerta, permitiendo que la glucosa salga del torrente sanguíneo y pase al interior de las células. La glucosa, o azúcar en la sangre, es una sustancia vital que proporciona gran parte de la energía necesaria para la vida y debe funcionar dentro de las células.

Sin una cantidad adecuada de insulina, la glucosa no puede ingresar a las células. Se acumula en la sangre, poniendo en marcha una serie de eventos que finalmente pueden resultar fatales.

Cuando la insulina es deficiente, las células se mueren de hambre por una fuente de energía. En respuesta a esto, el cuerpo comienza a descomponer las reservas de grasas y proteínas para usarlas como fuentes de energía alternativas. Esto hace que el gato coma más, pero finalmente resulta en la pérdida de peso.

El cuerpo trata de eliminar el exceso de glucosa excretándola en la orina. Sin embargo, la glucosa atrae el agua, por lo que la glucosa en la orina que se excreta también contiene grandes cantidades de fluidos corporales. Esto hace que el gato produzca una gran cantidad de orina. Para evitar la deshidratación, el felino bebe más y más agua.

Signos clínicos de la diabetes en los gatos

Tenemos los cuatro signos clásicos de diabetes en los gatos:

  1. Pérdida de peso.
  2. Mayor consumo de agua.
  3. Apetito voraz.
  4. Aumento de la micción.

No todos estos signos se ven fácilmente en todos los gatos diabéticos, pero siempre se dan al menos dos de ellos.

¿Cómo se diagnostica la diabetes en los gatos?

Debido a que los cuatro signos clásicos de la diabetes en los gatos también están presentes en otras enfermedades felinas, los signos clínicos por sí solos no son suficientes para hacer un diagnóstico. También buscamos un alto nivel de glucosa en el torrente sanguíneo y la presencia de glucosa en la orina mediante pruebas de laboratorio.

El nivel normal de glucosa en sangre para gatos es de 80 a 120 mg / dL, mientras que los gatos diabéticos a menudo tienen niveles superiores a 400. Los gatos diabéticos también tienen glucosa presente en la orina. La combinación de estos hallazgos en un gato con al menos dos de los signos clínicos de diabetes es evidencia suficiente para hacer un diagnóstico de la enfermedad.

 El nivel de glucosa en sangre de un gato puede verse influenciado por la emoción. La “hiperglucemia por estrés” puede ser el resultado de un viaje en automóvil y una visita al hospital veterinario, lo que puede comprometer el proceso de prueba de diabetes. Cuando se sospecha esto, se puede usar una prueba de fructosamina en suero. Esta prueba proporciona una lectura promedio de glucosa en sangre durante las últimas dos semanas. Estará claramente elevado en un gato diabético.

¿Cómo se trata la diabetes en los gatos?

Hay dos formas de diabetes en los gatos: diabetes no complicada (la forma más común) y cetoacidosis (la forma potencialmente mortal). Si hay cetoacidosis, el gato está en crisis y debe tratarse rápidamente. Se administran líquidos intravenosos e insulina de acción rápida. En general, se requieren de uno a tres días de hospitalización para estabilizar al gato y convertir la diabetes en una forma no complicada.

La diabetes no complicada necesita tratamiento, pero no es necesario lograr la regulación del nivel de glucosa en la sangre de inmediato. Mientras el gato coma y beba y no esté deshidratado, la insulina puede aumentarse gradualmente hasta el nivel adecuado durante días o incluso semanas.

La primera fase del tratamiento para la diabetes no complicada se llama regulación. Esto significa que se administra insulina hasta que se encuentre la dosis adecuada para mantener la glucosa en sangre en el rango de 100 a 300 mg / dL durante todo el día y la noche. Cuando esto ocurre, se alivian los signos de diabetes. El gato comienza a aumentar de peso y su apetito vuelve a la normalidad. La micción del gato y el consumo de agua también vuelven a los niveles normales.

La segunda fase del tratamiento se llama mantenimiento. Esto significa que el gato ha sido regulado y tiene la apariencia y el comportamiento de un gato normal. Con suerte, el gato permanece en esta fase el resto de su vida. Sin embargo, algunos gatos requieren cambios de insulina con el tiempo y nuevas circunstancias, por lo que es posible que se necesite una nueva regulación ocasional.

Los gatos diabéticos están mejor regulados cuando tantos factores como sea posible sean consistentes de un día para otro. Por esta razón, se prefiere mantener a su gato en el interior. No hay duda de que no todos los gatos se adaptarán a este estilo de vida, pero los beneficios son sustanciales para mantener a su gato regulado.

Cuando comience la insulina, tu gato deberá ser monitoreado en el hospital durante uno o tres días para la prueba de la curva de glucosa. También puedes realizar las mediciones de glucosa en sangre en casa con un glucómetro, si lo prefieres. Esto requeriría la compra de un glucómetro y capacitación con un técnico sobre la técnica adecuada para el muestreo de sangre.

La prueba de glucosa en el hogar puede parecer complicada, pero en realidad es muy rápida y fácil. Con la práctica dará resultados más precisos. Una vez que el cuerpo se haya ajustado a la insulina, se debe realizar una curva de glucosa nuevamente en 10 a 14 días para evaluar la idoneidad de la dosis de insulina. La curva se repetirá semanalmente hasta que se logre una regulación adecuada.

¿Qué significa para mí un diagnóstico de diabetes?

Hay algunas obligaciones financieras serias involucradas en el tratamiento de la diabetes en los gatos. Sin embargo, la mayoría del gasto ocurre durante la fase de regulación. Es difícil predecir qué tan costoso será el tratamiento individual porque depende completamente de la rapidez con la que se regula al gato.

El costo es especialmente alto si el gato es cetoacidótico, pero esto ocurre en menos del 10 por ciento de los gatos diabéticos. Una vez que el gato está estable, los costos de insulina, jeringas y revisiones son menos altos y se extienden durante un período de tiempo más largo. El costo también puede reducirse si se realizan pruebas de glucosa en el hogar.

Sin embargo, el compromiso financiero no es el único factor a considerar. La diabetes en los gatos también requiere una gran cantidad de participación de tu parte para mantener al paciente regulado.

Le administrarán inyecciones de insulina dos veces al día y deberás controlar el progreso del gato para detectar cualquier signo de que no esté reaccionando bien. Si no estás dedicado a mantener a tu gato diabético regulado, te sentirás decepcionado con los resultados y los gastos asociados con una regulación deficiente. 

¿Cómo se coloca la insulina en los gatos?

La insulina para la diabetes en los gatos se administra mediante inyección con una aguja pequeña, por lo que la mayoría de los gatos no lo encuentran desagradable. Se administra justo debajo de la piel en áreas en las que no hay posibilidad de dañar órganos vitales. Los gatos toleran esta técnica mucho mejor de lo que la mayoría de los propietarios esperan. La mayoría de los gatos requieren que las inyecciones se administren dos veces al día, tan cerca de un intervalo de 12 horas como sea posible.

Hay varios tipos de insulina disponibles. El tipo específico, la dosis y el intervalo de inyección se determinarán con una curva de glucosa. Esta es una prueba en la que se inyecta insulina temprano en la mañana y los niveles de glucosa en sangre se determinan cada dos o cuatro horas a lo largo del día. El propósito de esta prueba es determinar cuánto tiempo tarda la glucosa en la sangre en alcanzar su nivel más bajo o “tiempo pico”. La prueba también se usa para determinar qué tan altos y bajos son los niveles de glucosa en sangre durante el día.

¿Qué necesito saber sobre el manejo de la insulina?

La insulina viene en una botella hermética etiquetada con el tipo de insulina y la concentración. Antes de usar, mezcla los contenidos. En la etiqueta dice rodar suavemente, no sacudir. La razón de esto es evitar la formación de espuma que dificultará la medición precisa.

 Algunos tipos de insulina tienen una fuerte tendencia a asentarse en suspensión. Si la insulina no se mezcla correctamente, la dosificación no será precisa. Por lo tanto, el truco es rodar lo suficiente como para mezclar sin crear espuma. Cuando hayas terminado de enrollar, voltea la botella al revés para ver si se adhiere polvo blanco a la botella. Si es así, se necesita más rodadura.

La insulina es una hormona que perderá su efectividad si se expone a la luz solar directa o a altas temperaturas. Debe mantenerse en el refrigerador, pero no debe congelarse. Por lo general, no se arruina si se deja fuera del refrigerador durante uno o dos días y no se expone a la luz solar directa, aunque esto no es aconsejable. La insulina es segura siempre que se use según las indicaciones, pero debe mantenerse fuera del alcance de los niños.

Antes de inyectarle insulina a tu gato, verifica que no haya burbujas de aire en la jeringa. Si tiene una burbuja de aire, inyecta el doble de insulina en la jeringa. Luego retira la aguja del frasco de insulina y golpea el barril de la jeringa con la uña para hacer que la burbuja de aire suba a la boquilla de la jeringa. Suavemente y lentamente expulsa la burbuja de aire moviendo el émbolo hacia arriba.

Una vez hecho esto, verifica que tengas la cantidad correcta de insulina en la jeringa. Se puede asegurar la dosis correcta de insulina si se mide desde el extremo de la aguja, o en el cilindro de la jeringa, hasta el extremo del émbolo más cercano a la aguja.

 ¿Cómo hago una inyección adecuada?

  1. Coloca al gato de una manera que puedas sujetarlo fácilmente.
  2. Usando tu mano izquierda (si eres diestro), levanta un rollo de piel de un área suelta a lo largo de la espalda del gato.
  3. Separa el cabello y coloca la punta de la aguja sobre la piel para que la jeringa quede horizontal a la columna vertebral del gato y apunta hacia la cabeza del mismo.
  4. Tira rápidamente de la piel sobre la aguja. Es posible que debas empujar ligeramente la aguja hacia adelante al mismo tiempo.
  5. Realiza la inyección y retira la aguja.
  6. Frota tu mano sobre el pelo de tu gato en el sitio de inyección para asegurarte de que esté seco. Si está mojado, la aguja probablemente atravesó el lado opuesto y la inyección se realizó sobre la piel. Como no es posible saber qué cantidad de insulina se inyectó incorrectamente, es mejor no repetir la inyección. Sin embargo, aprende de tu error para que esto no vuelva a suceder.
  7. Dale a su gato una recompensa que pueda asociarse con la inyección. Acariciar y sostener es lo mejor, pero un pequeño regalo también es aceptable.

La diabetes en los gatos es tratable. Para mantener a un felino con sus niveles aceptables de glucosa es suficiente la aplicación de insulina. Sin embargo, un descuido puede ser fatal, así que te recomendamos buscar la ayuda de un veterinario para que indique el mejor tratamiento y los cuidados necesarios.

Deja un comentario