La Estafa a un Redactor.

la estafa a un redactor

Tengo miedo de reportar lo que considero una estafa, pero siento culpabilidad al no hacerlo.

Son muchos los redactores, que quizás al igual que yo, por necesidad o por ingenuidad, caemos en este juego de dominación de quien nos ofrece una oportunidad de generar ingresos.

Es hasta adictivo, y si habrá quien piense que no somos niños para ser engañados, pero cuando se tienen necesidades, uno busca como solventarlas de la manera más ética y profesional…

Les cuento.

Soy de Venezuela, hace ya aproximadamente unos dos años, comencé a redactar para grupos a los que llegue por sugerencia de una amiga, en una cadena sin fin, (la amiga de una amiga le sugirió).

La verdad nunca pregunte mucho, mis limitaciones eran claras, redactar, entregar y cobrar,  ¿a donde iban mis escritos? ¿Que pagina los publica? ¿Bajo los créditos de quien? ¿Con que finalidad? Esas no eran dudas que me interesaran responder.

En los grupos no se socializaba, nadie sabía nada de nadie, nadie se interesaba por la vida de nadie, así pues trabajo entregado, trabajo pagado.

Fallas de mi parte, muchas y pague las novatadas de ello, no sabía que se podía corregir tan minuciosamente un articulo, que los términos debían ser neutrales para que se ajustasen a un grupo social, a los países o a ambos.

Pero el grupo para el cual trabajaba, de un día a otro cerro, renovó personal o simplemente dejo de existir en mis contactos, no supe mas de ellos, pero me acostumbre a ese estilo frió e impersonal de trabajo.

A satisfacer sus demandas, a recibir el pago que ellos consideraban justo, por palabra y con la devaluación de la moneda, cada vez era menor, en la rutina a no decir nunca no puedo, y menos  cuando solicitaban una entrega de artículos en tiempo exprés.

Así pues, me quede sola…

sin trabajo, sin vinculo (porque nunca converse con nadie) y con ahora mas necesidades por la vertiginosa caída de la moneda y la falta de ofertas laborales que cubrieran la cesta básica.

Ahora bien, después de implorar a Dios, a Buda, de hacer ayuno, caminar sobre brasas, auto flagelarme, implorar en siete templos, colocarme collares, medallas, azabaches  y darme baños con ruda, cariaquito morado y sal gruesa, al fin mis suplicas y deseos se cumplieron.

Vi una publicación en “X” pagina de facebook, donde solicitaban redactores, en este punto voy a ser muy detallista, por si alguien se identifica con mi relato, así podrá evidenciar si es o no victima como yo, de un estafador.

En la publicación, el autor solo pedía quien supiese redactar,  y ofrecía información única y exclusivamente por whatsaap, así que a todos los que dejaban sus correos electrónicos,  les hacia a misma invitación, “envíame un mensaje” “espero tú mensaje”. Bueno ni corta, ni perezosa ¡se lo envié!…

El Señor Amable.

Este se mostró manso como corderito, no pidió muestras mis de publicaciones, basto una simple prueba de redacción, fue fácil, 500 palabras, 24 horas para entregar y el tema “Peine saca piojos”.

Realizado el artículo, corregido y entregado me dijo con solemne voz.-“Estas adentro” me incluyo a un grupo de whatsaap donde solo el tenia el derecho de escribir y opinar, enviar lineamientos y dar estrategias de redacción.

Aunque por privado conversamos mucho, me conmovió con su historia de la creación de una página, que aun no monetizaba, por lo que había que subir muchos artículos, un estimado de 150 artículos, los cuales no pagaría de momento, solo cuando estos comenzaran a generar trafico.

Por lo que prácticamente, entre los beneficios que obtendría, me daría los derechos de autor, además de ganar un porcentaje mensual, y pues mientras más artículos subas a la pagina, más dinero ganaras… me mostró balances, me lleno cuan joven enamorada de promesas e ilusiones.

Yo leía sus muchos mensajes y soñaba con las incontables arepas con queso y mantequilla que mis hijos y yo podríamos comer, pensaba en que por fin podría comprar los muebles de la casa, soñaba con las cosas materiales que daría a mis hijos quienes se apoyan en mi como sustento y benefactora.

Indudablemente estaba en mi derecho, eran mis artículos y básicamente quería vivir de esto, así que sin dudar comencé a redactar según sus demanda, las cuales no me parecieron gran cosa.

24 horas para entregar.

500 palabras.

Redacción neutral.

No copia, no re-edición,  no plagio.

En una noche hice 17 artículos, eran fáciles, iban desde títulos como; “Pulseras de cuero para hombres” hasta “como pintar puertas de madera”…

.- ¡Chama!, la gallina de los huevos de oro, me dije. Cuanto ganar era ya asunto mío, en tres meses iba a ver como mi dinero generaba ganancias.

El señor Amabilidad estaba complacido con mi trabajo, me escribía felicitándome, me motivaba y me contaba constantemente como iban las cosas con lo de la monetización de la pagina, yo simplemente le leía y hacia cree que entendía, pero la verdad es que de ese tema de monetizar paginas en Internet no sabia mucho, además me comentaba el arduo trabajo que él hacia para llegar a ello.

Y yo, no veía para los lados, estaba entregada en cuerpo y alma, de día trabajaba en lo que saliera, domestica, planchaba ropa, lavaba, cuidaba niños, bañaba perros, lo que fuese siempre y cuando cumpliera dos requisitos para mi, digno y con moral, pero me fortalecía pensando en que esto sería por poco tiempo, quizás tres meses, quizás más…

Entonces… fui víctima del hampa, gracias a dios sin consecuencias mayores a el daño  de mi teléfono móvil, el cual en el forcejeo cayó al piso y se le daño el táctil, pero  era mi herramienta de trabajo, único medio para contactarme con el señor Amable. Pues… 4 semanas y mucho sacrificio me costó lograr pagar los 12$ de la reparación.

Al fin mi teléfono otra vez, le escribí pidiendo me disculpara por mi ausencia, angustiada por haberle quedado mal a nuestro acuerdo de subir artículos sin parar y note que él ni sabia quien era yo, “¿ausente? Ah… bueno, no importa, a trabajar”, esa fue su respuesta, pero ahora distante en sus mensajes, como de costumbre pedí 10 títulos de artículos, para redactar y se sorprendió, así que inicio una charla o cuento que ya yo me sabia, ya lo habíamos hablado antes.

No le preste atención, le dije que como iba la monetización y pues para cuando más o menos, se le vería el queso a la tostada? Allí con voz de superioridad y lo que me pareció muchas ínfulas me dijo, ¿acabas de empezar y ya aspiras cobrar?… pero yo con una antena rota y la otra con mala recepción, no le preste atención, y pues seguí.

Se dice que por ser mujeres somos tercas, es una posibilidad, pero para mí era más una situación adictiva, soñaba con lo que ganaría, fantaseaba con lo que compraría para mis hijos, y me saboreaba lo que comería con mis ganancias.

Así que cada vez que pensaba no seguir, me decía a mi misma; si ya he realizado tantos artículos ¿por qué no seguir? Vamos, la lucha y persistencia son las armas que ganan guerras, animo gorda, ¡si se puede!

Entregue el ultimo pedido, era de madrugada, y estaba aun sin sueño, entre a unas nuevas paginas de redactores de facebook, y casi muero, en una de ellas, el administrador de la pagina, comentaba entre sus participantes una publicación del señor Amable, en esta, el ofrecía los servicios de redacción exprés, decía tener algo así como un robot que podía dar no sé cuantos artículos y bla, bla, bla,…

Y entre los comentarios había gente que decía; “…No sé cómo pueden seguir creyendo en el”, “…como puede haber redactores, que se hagan llamar serios y caigan en esta estafa…” “….yo dure un tiempo y me salí”  “Son unos ingenuos, lo que se dejen timar por él”.

Resulta, según mi comprensión lectora, que el señor Amable se nutre de los artículos que “pendejas (os)” como yo hacemos, como dije antes, redacte para el por qué me dio la gana, no me obligo, pero lo hice bajo sus mentiras, con fe y esperanza de un pago que se acumularía y solucionara mi falta de liquidez económica.

¿Que hice al respecto?… aquí debo confesar, con mucha pena y vergüenza que no hice nada, soy una cobarde, no hice nada… no le escribí mas y ya, pero mi conciencia no me deja, porque sigo viendo como publica oferta tras oferta, con estas ganancias de 600$, ganancias en euros, bajo la premisa de “ayúdame y te ayudo” y bla, bla, bla… así siguen atrayendo a tiernos corderitos en el grupo de whatsapp y yo… veo, y  yo… leo, y yo… hago silencio, lo que me hace su cómplice.

Pero me pongo en el lugar de personas como yo, personas que sueñan con sus arepas con mantequilla y queso, que piensan en los beneficios y confían en un engreído joven y su cuento de ayudar a otros, pero lleno de aspiraciones de superioridad.

Pienso en ellos como si me viese a mí misma, y la conciencia no me deja en paz… quisiera ser valiente, así mismo, valiente ¡ya!

Si llegaste en tu lectura hasta aquí, no te moleste en criticarme, ya mi conciencia me atormenta, mientras baño un perro, mientras plancho un trapo, mientras camino viendo vidrieras de lo que mis hijos quieren y no les puedo dar, mi conciencia me pesa, me cuestiona y muy duramente me juzga.

Quizás no soy la mejor al redactar, lo se, leo publicaciones de quienes ofertan sus cualidades, y pienso, por eso me engañaron, no soy tan buena como ellos para escribir. Pero saben algo, trabajo para serlo, y no me importa ¿quien?, ¿como? y ¿porque? Nadie tiene derecho a desestimar el trabajo de nadie.

¿Cuantos artículos le hice?…  fueron muchos mas de 150 en la promesa de que los pagaría…

Hoy por hoy, solo me queda el consuelo de que me ayudo a crecer, me gustaría pensar, incluso, que me ayudo a mejorar mi estilo de redacción, quizás ahora soy hasta un poco más valiente, porque me atreví a publicar esto con mi nombre y apellido.

Como reaccione.

Como toda una niña de 40 años engañada, burla y timada, hice lo que mejor se hacer… llore, pase la noche en vela, pensando como le diría a mis hijos que el tiempo invertido fue en vano, lo que perdí, como les digo que me engañaron, que no va habrá pa`las arepas con queso y mantequilla, que solo fueron sueños de quinciañera… y al día siguiente, comencé a subir todos los artículos que tenia en una pagina de un buen amigo, que confía en mi redacción y así me lo permitió, como donativos claro esta, en mi pensamiento decía, si no los pago, aun son míos, y puedo hacer con ellos lo que se me de la gana!… y después de unas semanas, escribí esto, como desahogo, como un articulo liberador, para cerrar el circulo y calmar mi conciencia.

¿Que espero?

… bueno, aparte de obtener pronto un trabajo que me de pa` las muchas arepas con queso y mantequilla, quiero que todo el que lea este articulo, compartan mi escrito.

Se que pueden opinar que es humilde, feo, con fallas gramaticales, sin sentido tosco y vulgar, ademas con muletillas y redactado en un estilo Venezolanismo, con humor de ese que no te da risa, pero te hace reflexionar…

Por que por allí debe de andar alguien que se sentirá identificado (a) y despertara del letargo del señor Amable, y quizás ese alguien sea hasta mas valiente que yo y lo llame por su nombre y apellido.

Y aun cuando en su foto de perfil se cubra el rostro con su media palma de mano y apenas deje ver la cara de la hipocresía, vestido con franela negra, y quizas, solo quizás él lo lea, y cuando se vea al espejo diga “mierda, me descubrieron, otra vez”… aunque eso no sea relevante…

Gracias por leerme, Atentamente Alejandra Dorante, Venezuela.

9 comentarios

  1. Muchas gracias por contar tu experiencia, en serio, que necesitamos apoyarnos los unos a los otros porque malajes de este tipo los hay. Muchos.
    Animo. Si vas a hacer algún tipo de protesta contra el, o algo avisame.

    • Gracias por leernos! que mas protesta que poder decir desde lo mas adentro de mi ser lo que siento, gracias a Dios puedo escribir… de esta forma ayudo a que otros se fortalezcan con la experiencia, por que de una forma directa o indirecta nos afecta a todos!… Saludos

  2. Hola. Gracias. 💜
    Vivo igual a vos. Y me pasó lo mismo con ese tipo, pero no le entregué tanto. No se que más se puede hacer.
    También anda otro pidiendo escritos.
    Me siento refrustada.
    Hay que seguir. No queda otra.
    Mucha suerte.

    • Considérate en fortuna al no entregarle tanto de tu trabajo, lamentablemente ese no fue mi caso… pero de los errores se aprende! se debe seguir e intentar ser feliz ya la vida pondrá a cada quien en su lugar. Gracias por leernos, si te gustaría sugerir algun tema, adelante! estamos para eso, aquí crecemos juntos!

  3. Hola buenas noches Dios te bendiga bueno solo te digo que hay que dejarle las cosas a Dios y el hará justicia ánimo y a seguir escribíendo pero debes hacer caso tu instinto para la próxima

  4. Hola! excelente redaccion, bueno calma que todo poco a poco llega a su cauce, ese personaje tarde que temprano le llegara otro como el pero el triple de astuto y quedara peor de todo los engaños que le ha hecho a miles de personas ilusionandolas con falsas promesas que no cumplira, ya de ese experiemcia vivida tienes tu aprendizaje para no volver a caer en trampas similares, ojo pelao, atenta a todo en los proximos pasos que vallas a dar, tambien tratar de alertar a otras colegas y demas conocidos para que ellos esten prevenidos y no vallan a caer en la estafa del tipo.
    Saludos; Sigue adelante y no desmayes….

  5. Es terrible como algunos se aprovechan del laburo ajeno, lo único que te puedo decir es que no te detengas, el que fracasa es el que se queda en el lugar donde se cayó y creo que tu hiciste lo que se hace en estos casos, te levantas te sacudes la ropa y a seguir, la frente en alto y valorándote como la mejor, no desde la soberbia, sino desde la que se conoce y sabe de lo que es capaz y no olvides núnca, la vida da muchas vueltas vos vas a ver caer a ese ‘señor amabilidad’, o peor, el te va a ver triunfar entre las más destacadas redactoras de Internet y se va a arrepentir de lo que se perdió, al engañarte y mentirte. Fuerza Ale y que Dios te bendiga.

Deja un comentario