Desesperada, mi padre tiene un terrible diagnostico…

Padre e hija en un paseo ilustración del vector. Ilustración de lápiz -  89628927
Te Amo padre!

Concebido en el diccionario como: Pérdida de la paciencia o de la tranquilidad de ánimo, causada generalmente por la consideración de un mal irreparable o por la impotencia de lograr éxito.

Que profundo! “…impotencia de lograr el éxito”

Mi cerebro

Mi cerebro, Actualizando datos… estado anímico, desesperada. Las razones, no consigo ofertas laborales ni en esta ni en otras tres páginas, mis intentos fallidos se llevan mi autoestima…un café frio sobre la mesa del computador… los grillos y animalitos rondando alrededor de la casa hacen que mis pensamientos se vuelvan más deprimente…

La impotencia de sentirse inútil ante la necesidad de mi padre se conjuga con lo que considero mil situaciones distintas. Problemas? Quizás…

  • Vivo en Venezuela.
  • A la redacción de este escrito el dólar está en 447 bolívares, eso equivale un paquete de harina pre cocida!
  • El gobierno paga 0.90$ semanales… con otros beneficios alcanzo 1,20$.

Tomo otro sorbo de un café frio, creo que amanecido… hago lo posible por no ir a calentarlo, no tengo gas, no tengo cocina eléctrica, solo un viejo fogón… prenderlo me resulta un desafío para lo que no estoy de ánimo, miro el café mientras me tomo otro sorbo y pienso, es mi elección!

Mis hijos duermen aun, están sin actividades escolares gracias a la cuarentena, en los liceos se refugian los positivos para el covid19, estrategia del gobierno… otro grupo de maestros esta de huela, paro indefinido, según entiendo es porque cobran solo 315 bolívares fuertes, mensuales… menos de 1$.

Pienso en los minutos que aun tengo para desahogar mi frustración en esta redacción mientras mis hijos duermen y no me atrapa el fogón…. Despertaran con hambre, pues ayer no hubo cena. Justifico mi tardanza para darles la comida, con la excusa de que la leña esta mojada, solo quiero demorar el tiempo, así solo hacemos dos comidas al día.

Desesperación.

Desesperación, una frustración que invade todo mi cuerpo, mi familia separada, cada uno viviendo lejos del otro… mis hermanos (2) en Ecuador buscando nuevos horizontes, buscando como ayudar, mis sobrinos pequeños se debaten su crianza entre la casa de su madre y sus abuelos paternos (Mis padres)… Yo única hembra, la niña de la familia, vivo en otra ciudad, a 4 horas de mis padres, poco más de 8 meses sin verlos, entre la cuarentena y el problema en el país para conseguir papel moneda, efectivo, para pagar un pasaje… se me fueron las semanas diciendo: -. Otro día voy. Ahora, ya no puedo ir.

No dejo de pensar en mi padre… quisiera ser como él. Fuerte!… veo en almanaque desteñido que cuelga en la pared, los días pasan rápido… tomo mas y mas café, frió, quizás sin cuerpo, algo le falta, es como si este pudiese consolar mi alma abatida.

Cáncer reincidente de lengua. Ese fue el diagnostico que le otorgaron en el hospital, su segunda batalla apenas comienza, había superado exitosamente la lucha hace casi dos años de cáncer en la amígdala izquierda…. Ahora regreso, está en la lengua.

No veo a mi papa, no puedo viajar, no tengo como hacerlo 10$ cobra un carro hasta allá, serian 30$ para ir y 30$ para venir, no los tengo… y cuando llegue que hago, me desplomo en sus pies a llorar?

Desesperada; una palabra interesante, dos hermosos hijos, madre soltera, mi padre luchando contra el cáncer y saben vivo en Venezuela… tengo derecho a estar desesperada, me siento inútil ante las adversidades, me consuelo, me reconforto y me muestro ante mis hijos optimista y con entereza… pero por dentro me estoy quebrando con la mas mínima fuerza de la brisa… me pregunto si así se sentirá mi padre? Otro sorbo de café, limpio mis lagrimas y pienso que no pido mucho, solo poder ayudar a mi padre con su costoso tratamiento… cocinarle algo sabroso, antes de que pierda su paladar, el poco sentido del gusto que le queda…

Solo quejas.

Como nos quejamos verdad, en estos días escuchaba la disputa de una pareja vecina, él le reclamaba por lo salado de la comida y su falta de buen sazón al cocinar…como somos de inflexibles en la vida… y mira mi padre lo que me dice es que quiere recordar a que sabe una arepa quemada…que se pase la sal en el arroz, disfrutar de unas caraotas súper aliñadas… damos todo por sentado… que banales… que banal soy.

Gracias a Dios aun puedo escribir mi frustración, por acá en esta pagina y por allá en una que otra pagina la dejo, a ver quien la puede leer, no en búsqueda de la lástima, pero sí de la Empatía, sabes cuantas personas como yo llevan una lucha silenciosa?

Quizás soy la señora con cara de amargada del barrio que no devuelve los balones que caen en el patio…

Quizás soy el de la tienda que no tiene ánimos de atender…

Quizás soy la niña retraída del salón de clases…

Empatía, porque nadie sabe las batallas que cada uno viene librando.

Mañana ira a su consulta con el especialista de cuello y garganta… hoy estoy de cumpleaños… Adivina que pediré ¿cuando sople mi vela?

Gracias por leerme… Gracias por permitir desahogar mi pesar, gracias por tu apoyo virtual…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *